El perdón de los pecados, el celibato forzoso, la idolatría o adoración de imágenes y el bautismo con agua, todo ello es contrario a la doctrina del Cristo y, por lo tanto, pecados mortales espirituales

Entre todas las cartas recibidas hemos seleccionado ésta por tratar de temas tan importantes para la humanidad, como es el saber si es pecado mortal espiritual el celibato forzoso, si la idolatría o adoración de imágenes es también un pecado mortal espiritual, y si es posible que los hombres puedan tener el poder para perdonar el pecado espiritual o pecados espirituales que el hombre comete cuando falta a la ley de Dios, es decir, cuando trata a su hermano como él no quiere ser tratado.

Mensaje recibido

Cuida tu alma Manuelito
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx
Para: manuel_granollers@yahoo.es

Encabezado estándar
jueves, 15 de febrero, 2007 1:55:12

Manuel....o como quiera que te llames.....para mí eres un hermano separado de la verdad plena. Tu página Web solo tiene un escrito con el que pretendes confundir a los hermanos. Qué Dios tenga misericordia de ti. Si no comulgas con la verdad plena que practican los fieles de la única y verdadera Iglesia que fundó Jesús cual es la católica, deberías morderte la lengua o en este caso, cortarte los dedos para que no escribas sandeces.

¿Qué Biblia lees o usas de referencia? Claro que Cristo dijo "danos el pan de cada día".... Mt. 6,11. También dijo "no nos dejes caer en la tentación"...Mt. 6, 13.

¿Porqué si lo dicen claramente las escrituras, porqué dices lo contrario?

¿Quién te ha dado la autoridad para decir o señalar los pecados contra el Espíritu Santo? ¿La Biblia que lees y que se salta los versículos antes citados?

¿Quién dice que el celibato forzoso es un pecado? Tú solamente porque nadie que realmente conozca las escrituras podría afirmar algo semejante. ¿Quiere decir entonces que Jesús pecó contra el Espíritu Santo? Pues Jesús era casto.

Tú al igual que todos los hermanos separados de la fe católica están tan confundidos que insisten en la bobería de decir que los católicos adoran imágenes. Nada más alejado de la verdad, simplemente no conoces y no quieres conocer la verdad acerca de esta piedad. Tal vez deberías botar todas las fotos de tus familiares pues me imagino que las tienes en tu poder para adorarlas. Cuando quieras una catequesis al respecto, con mucho gusto.

¿No has leído acerca de lo que dijo Jesús a sus apóstoles acerca del perdón de pecados.? Lee Jn. 20, 21-23.

Hermano....necesitas convertirte a Cristo y a su Palabra pues andas bien perdido y lo peor que puedes hacer es mantenerte en este error. Tu salvación corre un verdadero peligro. Ojalá me des la oportunidad de ayudarte antes de que sea demasiado tarde. Yo estoy dispuesto a darte la mano hermano, no sigas hundiéndote en el fango de la ignorancia y no sigas repitiendo el mismo error que cometieron los verdugos de Jesús pues estás condenando irremediablemente tu alma. Aunque creas que estás en lo cierto, el negarte a aceptar la verdad plena te hace reo de condena y no podrás argumentar inocencia de la verdad pues hubo alguien que te ofreció quitarte la ceguera en la que vives.

Con mucho gusto te ayudo hermano...no seas tonto y deja ya de escribir sandeces.

Un hermano en Cristo Jesús.


Respuesta al mensaje recibido

Respuesta a D. xxxxx por su escrito del 15-2-2007
viernes, 23 de febrero, 2007 23:50:22

He leído su escrito y tengo que aclararle que la Web que Vd. ha leído, yo solamente tengo la responsabilidad de su publicación, pues el autor de los escritos publicados no soy yo, como ha podido comprobar. He sentido la obligación de publicarlos para que sean conocidos por la humanidad, pues nadie tiene derecho de tapar lo que otro comprende y publica. Estos escritos se podían adquirir en cualquier quiosco de la ciudad de Barcelona desde el año 1880 hasta que llegó la dictadura política y religiosa que los españoles hemos sufrido desde el año 1939.

Cristo no obligó a nadie a que le siguiera, y aconsejó a los Apóstolos que ellos tampoco lo hicieran, diciéndoles: Si no sois bien recibidos, sacudid el polvo de vuestras sandalias y continuad el camino.

La Iglesia Católica ¿Ha obrado en todo tiempo de acuerdo con este consejo? Cuando se lee la historia de la humanidad y uno conoce que el Catolicismo ha torturado y quemado a tantas personas por el hecho de no aceptar sus creencias, uno se pregunta ¿Puede la Iglesia Católica considerarse representante del Cristo en la Tierra, desobedeciendo al que dicen representar, según el consejo antes mencionado y otros, como por ejemplo, el que debíamos amar a nuestros enemigos? El que ama a sus enemigos no los tortura, ni los quema, ni lanza contra ellos anatemas, que no es otra cosa que un conjunto de maldiciones que cuesta creer que, hombres titulándose representantes del Cristo, los autorizaran y los impulsaran.


El celibato

Hermano, veo que se ha extrañado que se haya publicado que el celibato forzoso es un pecado contra la ley de Dios, y aunque no soy el autor de los escritos le preguntaré: ¿Cree Vd. de verdad en la Biblia?

Porque si cree de verdad en la Biblia, yo le mencionaré algunos versículos encontrados en una Biblia firmada por el Papa Juan Pablo II, que es la Biblia que yo leo, y que Vd. supongo la aceptará como verdadera para los católicos.

En ella encuentro:

Génesis 1, 27-28: Creó, pues, Dios al hombre a imagen suya; a imagen de Dios le creó; los creó varón y hembra. Y echóles Dios su bendición, y dijo: <<Creced y multiplicaos, y henchid la tierra y enseñoreaos de ella, y dominad a los peces del mar y a las aves del cielo, y a todos los animales que se mueven sobre la tierra>>.

Génesis 3, 16: Dijo a si mismo a la mujer: <<Multiplicaré tus trabajos en tus preñeces; con dolor parirás los hijos, y estarás bajo la potestad de tu marido y él te dominará>>.

Génesis 9, 1: Después bendijo Dios a Noé y a sus hijos. Y díjoles: <<Creced y multiplicaos, y poblar la tierra>>.

Génesis 9, 7: Vosotros, pues, creced y multiplicaos, henchid la tierra, y pobladla>>.

Pablo habla de la mujer y dice en 1ª Timoteo, 2, 15: Se salvará por la crianza de sus hijos, si permaneciere en la fe, en la caridad y en la castidad, acompañada de la modestia.

Cualidades de los obispos: 1ª Timoteo 3, 1-2-3-4-5: Palabra de verdad. Si alguno desea el episcopado, buena obra desea; pero es preciso que el obispo sea irreprensible, marido de una sola mujer, sobrio, prudente, morigerado, hospitalario, capaz de enseñar, no dado al vino ni pendenciero, sino ecuánime, pacífico, no codicioso; que sepa gobernar bien su propia casa, que tenga los hijos en sujeción, con toda honestidad; pues quien no sabe gobernar su casa, ¿cómo gobernará la Iglesia de Dios?

Condiciones de los Obispos: Epístola San Pablo a Tito 1, 6: Que sean irreprochables maridos de una sola mujer, cuyos hijos sean fieles, que no estén tachados de liviandad o desobediencia. Porque es preciso que el obispo sea intachable….

Los diáconos: 1ª Timoteo 3, 12: Los diáconos sean maridos de una sola mujer, que sepan gobernar a sus hijos y a su propia casa.

Si Vd. medita un poco comprenderá que la procreación es la primera obligación que se encuentra en la Biblia establecida por Dios para todos los hombres.

Por otra parte, o declaráis a San Pablo un anticristiano o, de lo contrario, por anticristianos os tenéis que reconocer vosotros por no obedecer sus consejos.

¿Cómo os atrevéis a titularos representantes de Dios y del Cristo en la Tierra desobedeciendo sus mandatos?

Vuestro pecado de desobediencia es tan grande, como grande es vuestra responsabilidad ante Dios por los consejos que dais a la humanidad, no solamente desobedecéis el mandato de Dios de Creced y multiplicaos, sino que habéis elevado la desobediencia a la mayor virtud, ¿quién responderá de este engaño?

Justificáis vuestro celibato para imitaros a Cristo, puesto que él fue célibe. No habéis comprendido que él fue célibe por ser impotente para el matrimonio, por eso dijo que el que no valga para casado que no engañe a su mujer, él lo aconsejó y lo cumplió; pero hablando del matrimonio dijo que mejor se calientan dos juntos que uno solo. ¿Ensalzó el celibato? No, ¿ensalzó el matrimonio? Sí, por eso los apóstoles eran casados con mujer e hijos.

Si la mujer se salvará criando hijos, ¿cómo le aconsejáis que se encierre en un convento, impidiéndole que así pueda cumplir con lo que San Pablo aconseja y Dios establece para la mujer?

¿Os podéis considerar cristianos con este obrar y con los consejos que dais desobedeciendo a Dios? Por eso no le debe extrañar que le haya preguntado si cree en verdad en la Biblia.


Perdón de los pecados

Para defender que el celibato es un pecado solo he usado vuestra Biblia, pero no porque yo crea en la Biblia como verdad absoluta, pues hay demasiadas contradicciones, verdades con muchas mentiras.

Los fundamentos de mi fe los baso en los atributos divinos, reconociendo que Dios es amor, paz, caridad, bondad, misericordia y justicia, todos en grado infinito; por lo que reconozco que no hay hechos ni acontecimientos naturales en todo el universo que no manifiesten o justifiquen estos atributos de Dios, aunque muchos no sean comprendidos por todos los hombres.

No sé si estos fundamentos son válidos para Vd., pero sí que sé que son aceptados por vuestra Iglesia Romana.

Hermano, justificas el perdón de los pecados por lo que dice Juan 20, 21-23, y se olvida de mencionar otros versículos que lo niegan y que le voy a mencionar:

Mateo 12, 31 - Marcos 3, 28 – Lucas 12, 10.

¿Porqué Mateo, Marcos y Lucas niegan el perdón para los pecados espirituales? ¿Por qué justificáis el poder que os atribuís para perdonar pecados por lo que dice Juan, ignorando lo que dicen los otros escritores bíblicos?

Pero meditemos un poco en el atributo de justicia de Dios.

¿Puede la justicia divina ignorar los justos premios que los hombres alcanzan por el cumplimiento de la ley de Dios? No. ¿Puede alguien tener poder para sacarle el premio espiritual que Dios concede al hombre por su cumplimiento? No.

¿Puede la justicia divina ignorar nuestros malos hechos ejecutados contra nuestros semejantes? Imposible. La justicia divina debe señalar las justas responsabilidades adquiridas por nuestros hechos contrarios al amor al prójimo.

¿Puede algún hombre tener más poder que Dios para anular las justas responsabilidades que la justicia divina establece por nuestros malos hechos?

Hagamos una comparación con las leyes materiales establecidas para exigir responsabilidades a los que faltan a ellas. ¿Consideráis justo que el criminal, el terrorista, el estafador, etc. pueda liberarse de sus responsabilidades por el simple hecho de pedir perdón por lo que ha hecho?

Pocos hombres entenderían que el criminal, el terrorista, el estafador, etc. quedaran exentos de toda responsabilidad por el simple hecho de pedir perdón.

¿A qué altura ponéis la justicia divina atribuyéndoos el poder de perdonar las faltas que los hombres cometen cuando maltratan, ofenden, desprecian, etc. a sus hermanos?

Basta ya de engañar a la humanidad. ¡Cuánta pobreza de alma!

¿Creéis que la humanidad no sabrá nunca los fines oscuros, la verdadera verdad por la que habéis establecido el confesionario?.

¡Pobres hermanos que se creen con el poder de administrar la justicia divina!.

Os consideráis con un poder superior a Dios, pues os atribuís el poder de liberar al hombre de las responsabilidades que la justicia divina establece por nuestro mal comportamiento.

¡Renunciad a ese poder por el bien que os haréis a vosotros mismos y a los demás!.

No contribuyáis a que los hombres se sientan menos responsables de sus hechos por el perdón que vosotros le ofrecéis.

¿Puedes decirme hermano, si Jesús en algún momento dijo: Venid a mi a contarme vuestros pecados para que os sean perdonados o acudid a mis discípulos para que ellos os los perdonen, como lo hacéis vosotros?.

Cuando Jesús habló del perdón, habló de un perdón adquirido por nosotros mismo haciendo más bien que mal hemos hecho, por eso dijo: Al que mucho ama mucho se le perdona.

Jesús habló de la responsabilidad de nuestros hechos puesto dijo: "Con la vara que midáis seréis medidos", "el que a hierro mata a hierro muere". ¿Qué quieren decir estas palabras? Que el que hace sufrir, sufrimiento tendrá que recoger.

Jesús dijo en el Padre nuestro: "Perdónanos nuestras deudas como también nosotros perdonamos a nuestros deudores".

Esto quiere decir que, si me ofenden y yo perdono al ofensor, me es perdonada la ofensa que yo anteriormente cometí.

Si yo perdono al que me desprecia, al que me hace mal, etc., me es perdonado el desprecio, el mal que yo hice anteriormente. Esta es la medida justa para alcanzar el perdón, el ser medidos con la misma vara que hemos medido.


Los ídolos

Lo peor que le puede pasar a un ciego es dejarse guiar por otro ciego, porque los dos caerán al precipicio. Yo no quiero ser guiado por ciegos y mentirosos, que llegan a repetir tanto sus mentiras que acaban creyéndoselas ellos mismos.

Los paganos representaban a sus dioses mediante ídolos a los que les atribuían un poder divino, por eso le suplicaban y rogaban.

El Catolicismo cambió aquellos ídolos de dioses por otros ídolos llamados santos, a los que también les reconocen poderes divinos y por eso le suplican y le ruegan como hacían los paganos a sus dioses.

Te diré lo que dice la Biblia de los ídolos:

Éxodo 20, 4: No harás para ti imagen de escultura, ni figura alguna de las cosas que hay arriba en el cielo, ni abajo en la tierra, ni de las que hay en las aguas debajo de la tierra. No las adorarás ni le rendirás culto.

Juan 4, 23 y 24: Pero viene la hora, y es hora, en que los verdaderos adoradores adoren al Padre en espíritu y verdad; porque el Padre tales quieres que sean los que le adoren. Dios es Espíritu, y los que le adoran deben adorar en espíritu y verdad.

Te aconsejo hermano, la lectura de todo el capítulo: Baruk 6 (Carta de Jeremías contra la idolatría).

¿Puedes demostrarme con alguna cita bíblica que la idolatría fuera aceptada por Cristo y sus Apóstoles?.

¿Qué razón más pobre has utilizado, hermano, para justificar los ídolos comparándolos con una foto? ¿Crees que yo me arrodillo ante una foto creyendo que tiene poderes divinos como hacéis los idólatras ante vuestros ídolos, para suplicar y rogar?

¿No es un ídolo, acaso, vuestra custodia a la que hacéis adorar como a Dios mismo? ¿Es así como cumplís lo que dice Éxodo 20, 4?

¿Porqué no enseñáis la oración mental, con la que el ser humano puede hablar con su Padre espiritual y sus hermanos espirituales?

¿Por qué no aconsejáis a la humanidad que saque el pensamiento de los ídolos y que lo dirija al Padre?

¿Cuánto os conviene que la humanidad esté entretenida en los ídolos y no dirija el pensamiento al Padre espiritual para recibir instrucciones espirituales, para así poder manipularla mejor?

¿No tenemos un ángel de la guarda? ¿Por qué no le aconsejáis que lo invoquen para que le ayuden a conocer lo que es verdad y lo que es mentira? ¿Tenéis miedo que descubran vuestras mentiras y engaños?

Hermano, te ofreces a sacarme del fango en el que estoy metido y yo te pregunto ¿No ves el fango en el que tu estás o eres de los que ven la paja en ojo ajeno y no ven la viga en el suyo?


Danos el pan de cada día

A los holgazanes ¡Cuánto le gustan los pedidos!, sin meditar que la justicia divina no puede negar lo que nos merecemos por el cumplimiento de la ley sin necesidad de pedir, pero también por esa justicia tampoco Dios puede dar lo que sus hijos le piden si no han hecho méritos para ello. ¿Creéis que por mucho pedir cambiaréis la justicia divina? Es posible que lo penséis pero tened la seguridad que nada alcanzaréis.

Os agrada mucho lo dicho por Mateo 6, 11: Danos hoy el pan de cada día.

Pero ahora comparemos con lo que dice Mateo 6, 31 al 33: Así que no os preocupéis, diciendo: ¿Qué comeremos? ¿Qué beberemos? ¿Con qué nos vestiremos? Pues por todas estas cosas se afanan los gentiles. Pero ya sabe vuestro Padre celestial que tenéis necesidad de todo esto. Buscad antes que nada el Reino y su justicia, y todo esto se os dará por añadidura.

Lucas 12, 29 al 31: Y vosotros no busquéis qué comeréis y qué beberéis; y no andéis ansiosos; pues todas estas cosas son las que buscan los gentiles del mundo. Porque vuestro Padre sabe que tenéis necesidad de ellas. Buscad más bien su Reino, y ése se os dará por añadidura.

Aceptando esa petición de "danos el pan de cada día", los versículos citados de Mateo y Lucas os declaran gentiles del mundo ¿Podéis ser cristianos si imitáis a los gentiles?

¿Cuántas contradicciones hay en la Biblia? Lo que Jesús aconseja en Mateo 6, 11, lo desaconseja en los versículos siguientes 31-33 y en Lucas 12, 29 al 31 ¿Con cuál de ellos nos hemos de quedar como verdaderos? Los versículos 31-33, del capítulo 6 de Mateo y los versículos del 29 al 31 del capítulo 12 de Lucas, demuestran la confianza que el hijo debe tener en un Padre bueno y justo; el otro versículo demuestra la poca confianza que el hijo tiene en su Padre que tiene que estar recordándole sus necesidades, como si el Padre las desconociera.

Los que somos padres materiales sabemos el amor que engendran los hijos, cosa que lo ignoran los célibes. Por eso los padres no esperamos ver al hijo llorando de hambre para saber que le tenemos que dar de comer, como no espera verlo tiritar de frío para saber que le ha de proporcionar una ropa más adecuada al tiempo. Los padres materiales prevén las necesidades de sus hijos ¿Cómo no va hacerlo el Padre Espiritual? La petición que vosotros queréis justificar como verdadera solo demuestra vuestra falta de confianza en la bondad y la justicia del Padre.

¿Por qué esa desconfianza en el Padre espiritual? Quizá porque sabéis que no cumplís con las obligaciones que Él nos señala a todos los hombres.

¿Cumplís con la obligación de creced y multiplicaos, señalada por el Padre para todos los hombres?

¿Cumplís con la obligación que tiene el hombre de ganarse el pan con el sudor de su rostro señalada en Génesis 3, 19?

Vosotros con vuestras palabras llamáis hermanos a los demás hombres, pero ¿Lo demostráis con vuestros hechos al señalar obligaciones a los hombres cuando  vosotros no las cumplís? ¿Os consideráis tan grandes para sentiros excluidos de las obligaciones que vosotros mismo señaláis a los hombres en nombre de Dios? ¿Creéis que las leyes de Dios son como las de los hombres que conceden privilegios a unos y niegan derechos a otros como se ha visto a través de la historia?

Hermano, te ruego medites mis palabras, para después de meditadas, aceptes lo que veas justo y rechaces lo erróneo, ya que es nuestro derecho y también nuestra obligación.


No nos dejes caer en tentación y líbranos del mal

Para responderte a esta cuestión te transcribo una pequeña parte de un diálogo filosófico publicado por mi en Internet.

—¿Es posible que Jesús, un hombre tan sabio, dijera palabras tan ignorantes? Te haré una pregunta: ¿Quién es el responsable de caer en la tentación y sufrir las consecuencias del mal?

—Mi conciencia me dice que yo soy el responsable por dejarme caer en la tentación y no librarme del mal, por mucho que haya suplicado a Dios.

—Por supuesto que tú eres el total responsable, como lo son todos los hombres; aceptar esta expresión de súplica al Padre: <<No nos dejes caer en la tentación y líbranos del mal>>, como lección dada por Jesús, sería hacerle muy ignorante, ¿creéis que Jesús no sabía que cada hombre se ha de frenar y corregir en sus propios defectos?, ya que nuestra materialización, o sea, nuestras imperfecciones son las que nos inclinan al pecado, es decir, al orgullo, al egoísmo y a la vanidad; si Dios atendiera esta súplica, ¿qué trabajo tendría el hombre para ser bueno? ¿Qué mérito tendría ese hombre que admiramos por sus virtudes, que carece de egoísmos, ambiciones y vanidades, si para conseguir ese estado de perfección moral no ha hecho otra cosa que pedir, sin tener que luchar, para nada, contra sus defectos e imperfecciones?; si Jesús hubiera dicho tal expresión, hubiera sido porque Dios escucha y atiende las citadas súplicas y, en ese caso, sacaríamos como conclusión que el hombre pecador lo ha sido porque Dios no quiso atender su súplica para apartarle de la tentación y del mal; ¿se podría sentir el hombre totalmente responsable de sus malas acciones, si él ya ha cumplido con la súplica que le enseñaron?; Jesús sabía, como sabio que era, que todos los seres humanos tenemos que luchar contra nosotros mismos, contra nuestra inclinación orgullosa, egoísta y vanidosa; la lucha que te menciono representa trabajo para conquistar la humildad, la valentía moral y la paciencia en nuestro vivir diario; los méritos espirituales se conquistan con la victoria y la victoria con la lucha o trabajo constante; no esperemos méritos espirituales sin trabajo.

—Me asombra tanto todo cuanto me dices que te preguntaré: ¿Por qué, durante tanto tiempo, no se ha comprendido la inutilidad de tales pedidos?

—No digas que no se ha comprendido, yo te diré que no se ha querido comprender, y a los que lo han comprendido e intentaron divulgarlo, los hombres orgullosos le han tapado la boca del modo que lo relata la triste historia de la humanidad.

—Me quieres decir que el progreso del ser humano en la Tierra, en la cuestión filosófica y teológica, ha estado estacionado.

—Por supuesto que ha estado estacionado, a los seres humanos no se le ha enseñado ni aconsejado la meditación y el estudio propio; como ejemplo para la reflexión te diré, que la ciencia material ha progresado porque el hombre ha trabajado y estudiado y, con ello, consiguió conocimientos nuevos y también ha reconocido los errores que antecesores habían enseñado como verdades; en la cuestión religiosa los hombres han hecho todo lo contrario, las religiones se han dogmatizado impidiendo que el hombre pueda estudiar por el mismo; han levantado un muro al progreso al enseñar que todo ya está dicho, y si hay algo nuevo que decir, solo ellos lo podrán decir.


Hermano, si estás interesado en leer todo este diálogo, del que te trascribo una pequeña parte, me lo dices y te doy la dirección de Internet.

Hermano xxxxx, creo haberte respondido a todas tus cuestiones que me has planteado en su carta. Solo te aconsejo que medites mi respuesta y si ves algo erróneo te agradezco, por caridad, que me lo digas y me lo justifiques con argumentos teológicos.

Un abrazo.

P.D.: Comentas en tu carta que en la Web hay un escrito con el que se pretende confundir a los hermanos, ¿podría decirme a que escrito se refiere? Gracias

Fdo. Manuel Martínez Rodríguez
Granollers (España)

Información sobre el "Bautismo con agua"

Tenemos que aclarar a los lectores, que si bien Pedro continuador de la obra de Jesús señaló los pecados mortales que al inicio de esta página se indican; el católico en su carta no hace mención alguna al "Bautismo con agua", que se señala también como pecado mortal espiritual.

Al no refutar el "Bautismo con agua" como pecado espiritual, el católico que nos escribió, nos quedamos con la duda de saber si fue por olvido o porque reconoce que, dicho "Bautismo con agua", es un hecho anticristiano.

Diremos a los lectores lo que Pedro continuador de la obra de Jesús explicó sobre este tema: <<El "Bautismo con agua" roba el libre albedrío que Dios da a todo ser desde el momento que lo dota con su esencia Divina para cumplir su ley>>.


Enlaces mencionados en nuestra respuesta al católico

Enlace para conocer los términos de una excomunión:
Excomunión o maldiciones del Catolicismo

Enlace mencionado en nuestra respuesta al tema:
"No nos dejes caer en tentación y líbranos del mal"

Diálogo con un Espiritista (Diálogo filosófico)


A la persona que nos ha escrito le decimos: ¡Que pena no habernos respondido para continuar con la discusión tan beneficiosa para todos!. Aunque algún hombre orgulloso diga lo contrario, nadie es infalible, por eso yo digo: ¡Cuánto podríamos aprender los hombres, los unos de los otros, si nos escucháramos con ganas de encontrar la verdad!.

Información sobre el celibato, la idolatría y el perdón de los pecados

El motivo de la carta recibida de un católico justificando el celibato forzoso como una virtud y no como un pecado mortal espiritual, que defiende la adoración de las imágenes como una devoción cristiana y no como un pecado mortal espiritual, y que defiende, también, que el catolicismo tiene poder para perdonar el pecado espiritual o pecados espirituales que los hombres cometen cuando faltan a la ley de Dios, y otros temas; es la respuesta que el católico dio por la publicación de una página titulada:

LOS PECADOS MORTALES ESPIRITUALES QUE COMETE EL CATOLICISMO ROMANO
Autor: Pedro continuador de la obra de Jesús, antes El Jesuita Blanco


Buzón para sugerencias y preguntas: mmrgranollers@yahoo.es

Enlace a la página principal de esta Web:
Espiritismo Filosófico y Teológico natural - Diálogo con un Espiritista

Subir al inicio de esta página:
¿Hay perdón para los pecados espirituales? ¿Es pecado el celibato y la idolatría?